Estatutos de la Hermandad

Imprimir

        

 DOMINICA HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE

NSTRO PADRE JESÚS DE LOS AFLIGIDOS

EN SU SAGRADA PRESENTACIÓN AL PUEBLO

NUESTRA SEÑORA REINA DEL CIELO Y MISERICORDIA

Y SAN VICENTE FERRER

C Ó R D O B A

II

      En el Santo nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas

distintas y un solo Dios verdadero, para gloria y honor del Santísimo

Sacramento del Altar y de la venerada imagen de Nuestro Padre Jesús de los

Afligidos en su Sagrada Presentación al Pueblo para mayor culto Gloria y

veneración de su Santísima Madre la Virgen María bajo la advocación de

Nuestra Señora Reina del Cielo y Misericordia, nuestra Hermandad y Cofradía

se compromete con la ayuda de Dios y la intercesión de San Vicente Ferrer, a

cumplir y hacer cumplir con toda exactitud la mayor perfección los presentes

Estatutos.

 

TITULO I. NATURALEZA, DOMICILIO Y DISTINTIVOS DE LA

HERMANDAD Y COFRADÍA.

 

Artículo 1. NATURALEZA.

      La Dominica Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de

Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos en su Sagrada Presentación al

Pueblo, Nuestra Señora Reina del Cielo y Misericordia y San Vicente Ferrer, es

una asociación pública de fieles con personalidad jurídica pública constituida en la

Diócesis de Córdoba, al amparo de lo establecido en el Código de Derecho

Canónico.

      La Hermandad y Cofradía, se regirá por las normas del derecho canónico

vigente, común y particular que les sean aplicables y por las disposiciones de los

presentes Estatutos, respetando en su caso las competencias estatutarias de la

Agrupación de Hermandades y Cofradías.

      Esta Hermandad y Cofradía está vinculada al Santísimo Sacramento y al

carisma de la Orden Dominica, así fue decidido en un principio por el grupo de

los Hermanos Fundadores. Al Santísimo Sacramento porque se le rinde culto y a

la Orden Dominica porque los fundadores desde sus comienzos han adoptado y

llevado consigo, el nombre del Dominico San Vicente Ferrer, que también es el

Titular de la Parroquia y Co-titular de la Hermandad y Cofradía.

 

Artículo 2. SEDE Y DOMICILIO SOCIAL.

      La Hermandad y Cofradía tiene su sede en la Parroquia de San Vicente

Ferrer de la barriada de Cañero de Córdoba c/ Concilio de Nicea nº 47 y su

domicilio social en la misma. La Asamblea General, podrá determinar el cambio

de sede o domicilio, el cual se comunicará a la autoridad diocesana en orden a su

aprobación y rubricación.

 

Artículo 3. DISTINTIVOS.

 

1. El escudo de la Hermandad.

      Formado por dos escudos acodados de bordura ovalada eclesiástica y surmontados

de corona ducal al timbre, acolados ambos por un rosário estendido a modo de

orla formado por una sarta de cuentas de sable separadas de diez y en diez por una

de plata y anudada en sus dos extremos por una cruz de oro al centro.

El diestro jironado de plata y sable, brochante sobre el todo la cruz flordelisada de

la Orden de Predicadores de Santo Domingo, mitad de plata y mitad de sable,

cantonada por cuatro estrellas de ocho puntas, del uno en el otro y alternadas de

plata y sable, acolado por una espada de plata en palo con la empuñadura de oro a

la punta del escudo.

      El siniestro, al jefe, de sable corona de espinas de oro, trenzada con caña de igual

metal, alegórico de la Pasión y Realeza de Cristo, separado de la punta por un

filete de plata. Mantelado en punta de plata, un Agnus Dei contorneado al

natural, con la pata delantera algo levantada, nimbado de aureola de plata cargada

de cruz de gules, sosteniendo una cruz en forma de asta cruzada de oro con

banderola de plata cargada de cruz plena de gules, recostado sobre un libro de oro,

con los siete sellos de oro colgantes cada uno con una cinta de gules, acompañado

a la diestra por la letra alfa y a la siniestra por la letra omega, ambas en sable; al

cantón diestro de la punta, de sable, un corazón ardiente de gules, cargado del

anagrama mariano de plata, flameado de oro y gules y traspasado por espada de

plata con empuñadura de oro; al cantón siniestro de la punta, un libro abierto de

plata con bordura de oro, con la leyenda Timete Deum et date ille honores,

surmontado de llamas de gules flameado de oro, acompañado a ambos lados de

una rama de sinople de tres azucenas de plata puesta en sotuer con trompeta de

oro, en banda. Acolado por un cirio de plata en palo flameado de oro y gules a la

punta del escudo.

 

2. El sello de la Hermandad

      En el campo central el escudo de la corporación, con banda en todo su

perímetro con la leyenda: (DOMINICA PRO-HERMANDAD Y CDIA DE LA

SAGRADA PRESENTACIÓN AL PUEBLO CÓRDOBA)

 

3. El hábito penitencial de la hermandad y cofradía toma como referencia el

de la orden de predicadores. Consta de túnica, escapulario y esclavina de color

blanco y de capa circular y cubrerrostro de color negro.

 

      La túnica lleva las mangas amplias con vuelta al exterior y va ceñida al

cuerpo por cinturón de cuero de color negro con un extremo central que cae junto

al borde interior de la túnica. Del cinturón lleva colgado en el lado diestro un

rosario de cuentas esféricas de color negro, figurando en el crucero de plata el

anagrama de María, y terminado en cruz latina flordelisada del mismo metal.

Sobre la túnica va el escapulario de unos de ancho y cuyo largo se extenderá hasta

por encima del largo de la túnica, permitiendo la visión del extremo del cinturón.

Por encima del escapulario aparece una esclavina que cubrirá los hombros y se

extenderá hasta debajo del pecho.

      El cubrerrostro tiene una altura de 60 centímetros de capirote y caerá hasta

debajo del pecho, permitiendo la visión de la esclavina, en la parte anterior, en el

centro y a la altura del pecho, aparece bordado el escudo de la orden dominica de

diez centímetros de diámetro.

      La capa, de forma circular completa, tiene el mismo largo que la túnica y en

su lado derecho figura el escudo de bordadura ovalada en el que aparece la corona

de espinas y la caña; el corazón traspasado, el Agnus Dei y los atributos de San

Vicente Ferrer.

      Como complementos llevan zapatos de color negro y calcetín blanco.

Camisa blanca con dos botones en el puño forrados de la misma tela. En ningún

caso se utilizaran guantes.

      En el caso de acordar la Asamblea General de la Hermandad y Cofradía a

propuesta de la Junta de Gobierno la concesión de alguna distinción honorífica a

personas o instituciones, se deberá consultar previamente a la autoridad diocesana.

 

TITULO II. FINALIDADES

 

Artículo 4. FINALIDADES

La Hermandad y Cofradía se propone las siguientes finalidades:

 

1.- Cultuales.

      La Hermandad y Cofradía, de acuerdo con el Párroco y Consiliario,

realizará las siguientes actividades cultuales:

 

a) Todos los años, durante el tiempo litúrgico de cuaresma, tendrán lugar

los cultos a Nuestro Padre Jesús de los Afligidos a través de la celebración de la

Eucaristía con homilía, durante cinco días ordinarios finalizando estos actos con la

Fiesta de Regla función principal de la Hermandad y Cofradía.

 

b) En el Día de Viernes de Dolores de todos los años, se celebrará el

solemne Vía Crucis por las calles de nuestra Parroquia, con la imagen Sagrada de

Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, reviviendo los pasajes de la pasión y muerte

de nuestro Señor.

 

c) En el mes de Noviembre de todos los años, se celebrará el solemne

triduo en honor a Nuestra Señora Reina del Cielo y Misericordia, el primer día

del mismo se oficiará la Eucaristía en honor de todos nuestros hermanos cofrades

fallecidos a lo largo del año.

La organización de la salida procesional anual se realizará de acuerdo con lo

que establezca el Reglamento de Régimen Interno que regule específicamente esta

materia.

 

d) La Junta de Gobierno organizará especialmente en el tiempo litúrgico de

adviento y cuaresma, celebraciones penitenciales como preparación para la

recepción del Sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.

 

e) Todos los domingos y días de precepto (o todos los sábados o vísperas de

fiesta de precepto), se invitará a los cofrades para participar corporativamente en

una de las Misas que habitualmente se celebran en la Parroquia de San Vicente

Ferrer.

 

f) Por ser una Hermandad Sacramental, todos los primeros jueves de cada

mes, la Hermandad y Cofradía celebrará la adoración del Santísimo, al que están

invitados todos los hermanos.

 

g) Al ser una hermandad y cofradía unida en espíritu fraterno a la Orden

Dominica, los hermanos serán invitados a la Eucaristía y actos solemnes que se

organicen en honor de nuestro Cotitular San Vicente Ferrer.

 

2.- De evangelización.

a) A fin de que los objetivos de la Hermandad y Cofradía según los deseos

de la Iglesia, no queden enmarcados únicamente en los actos de culto

tradicionales, se promoverán actividades que ayuden a la formación doctrinal de

los cofrades en orden a una vivencia y testimonio cristiano permanente para que

con una preparación adecuada puedan colaborar en la nueva evangelización y en la

animación con sentido cristiano de la sociedad, de sus instituciones y de su

estructuras. Para ello, se intentará organizar de manera especial grupos de

catecumenado, cursillos, conferencias, etc.

 

b) La Hermandad y Cofradía, como asociación pública de fieles, intentará

participar a través de sus miembros en la pastoral diocesana y parroquial a fin de

participar activamente en la misión de la Iglesia.

 

3.- Atención espiritual al cofrade.

a) La Hermandad y Cofradía tendrá un interés especial por la atención

espiritual del cofrade promoviendo retiros, ejercicios espirituales, etc., y animará a

la participación frecuente del hermano en la Santa Eucaristía.

 

b) Promoverá convivencias y otras actividades que fomenten la unión entre

los miembros de la Hermandad y Cofradía.

 

4.- Caritativos y sociales.

a) Los cofrades, siguiendo el ejemplo de Jesús, deberán cultivar el amor al

prójimo, procurando formar una verdadera hermandad entre ellos y con

proyección hacia los demás, especialmente los enfermos y necesitados. Para ello,

colaborarán con la Parroquia, Caritas y otras instituciones similares de la Iglesia y,

a la vez, realizarán cuantas actividades consideren convenientes en favor de los

necesitados.

 

b) Asimismo, la Hermandad y Cofradía, estimulará la visita a enfermos y

ancianos, tanto en centros asistenciales como en sus domicilios.

 

TITULO III. MIEMBROS DE LA HERMANDAD Y COFRADIA

 

Artículo 5. ALTAS

      Pueden ser miembros de la Hermandad y Cofradía aquellas personas que

lo soliciten y reúnan las condiciones exigidas por el derecho común, acepten los

Estatutos y el espíritu de la Hermandad. Los hermanos cofrades deberán

mantener, como exigencia de su fe, una distancia crítica respecto de cualquier

ideología o mediación socio-política cuyos programas se inspiren en doctrinas

ajenas al cristianismo o contengan puntos concretos contrarios a la moral cristiana.

      Los solicitantes deben profesar la religión católica, formar parte de la Iglesia

por haber recibido el Sacramento del Bautismo. A tal efecto el solicitante

presentará nota de bautismo o autorizará a la Hermandad Y Cofradía a que

acredite este extremo, circunstancia que ésta realizará necesariamente con carácter

previo a su admisión como hermano.

      Corresponderá a la junta de gobierno de la Hermandad y Cofradía adoptar

el acuerdo de admisión como hermano del solicitante, que deberá refrendar su

solicitud con el aval de dos hermanos con plenos derechos.

      La Junta de Gobierno deberá notificar al solicitante el acuerdo de admisión

como miembro de la Hermandad y Cofradía, así como la fecha a partir de la cual

causa alta en la misma, junto con un extracto de los Estatutos donde se indique los

derechos y deberes que le corresponden como hermano. En caso de no aprobarse

la solicitud de admisión de un hermano, deberá ser notificada por escrito, con

indicación suficiente de los motivos que argumentan tal decisión.

      Para disponer de plenos derechos como hermano de la Hermandad y

Cofradía será único requisito ser mayor de edad civil y tener, al menos, un año de

antigüedad ininterrumpido como miembro de la misma. La Hermandad y

Cofradía deberá de animar a recibir el Sacramento de la Confirmación de aquellos

hermanos que no lo hayan recibido mediante catequesis apropiada y específica

para este Sacramento.

       Además, para acceder al cargo de Hermano Mayor, el hermano deberá

tener una antigüedad de al menos cinco años ininterrumpidos en nuestra

Hermandad y Cofradía.

      Ser mayor de edad, haber recibido el Sacramento de la Confirmación o

iniciar en tiempo prudencial la preparación para recibirlo, no encontrarse en

situación irregular y mantener un tenor de vida acorde a la fe y moral cristiana.

 

Artículo 6. DERECHOS Y OBLIGACIONES

1.- Corresponden a los miembros con plenos derechos de la Hermandad y

Cofradía los siguientes derechos y obligaciones:

 

a) Aceptar las disposiciones de los Estatutos y las decisiones válidas de la

Asamblea General y de la Junta de Gobierno.

b) Participar activamente en la consecución de los fines estatutarios.

c) Participar con voto en la Asamblea General así como tener derecho a ser

elegidos para los cargos de Gobierno. No obstante, desde el momento de la

inscripción, tendrán derecho a voz en la Asamblea General.

d) Contribuir con la cuota que fije la Asamblea General y de su forma de

pago.

 

2.- Corresponde a los miembros que no hayan alcanzado aún sus plenos

derechos en la Hermandad y Cofradía los siguientes derechos y obligaciones:

a) Cumplir lo establecido en los apartados a) y d) del número anterior.

b) Participar, si lo desean, en las actividades formativas, cultuales u otras de

la Hermandad y Cofradía y en las Asambleas Generales pero sólo con voz.

El ejercicio de los derechos que le corresponden al hermano, no podrá ser

limitado sin la tramitación del oportuno expediente sancionador y aprobación del

mismo expediente.

 

Artículo 7. BAJAS

      Los miembros de la Hermandad y Cofradía causarán baja por alguno de los

siguientes motivos:

a) A petición propia

b) Por fallecimiento.

c) Por impago de la cuota de hermano.

d) Por conducta indecorosa o inmoral.

Será de aplicación el apartado c, cuando se produzca el impago de dos años

consecutivos de la cuota de colaboración que tenga establecida la Junta de

Gobierno. A tal efecto, la Hermandad y Cofradía notificará fehacientemente al

hermano afectado la situación de impago, concediéndole un plazo prudencial para

ponerse al corriente de sus cuotas. Realizada la expresada notificación, y dado que

el pago de la cuota es una obligación que se asume por el mero hecho de ser

hermano, la Junta de Gobierno podrá adoptar el acuerdo de baja por este motivo.

e) Por acuerdo de la Junta de Gobierno o del Cabildo General de

Hermanos.

      La aplicación del apartado e, requerirá la iniciación del oportuno expediente

sancionador. A tal fin la Junta de Gobierno nombrará un instructor imparcial de

acuerdo con el consiliario que examinará los hechos que puedan motivar la

expulsión o baja temporal de un miembro de la Hermandad y Cofradía, recabará

los datos necesarios y realizará un pliego de cargos. Este pliego será notificado al

interesado de forma fehaciente, concediéndole quince días para que alegue al

instructor lo que a su derecho convenga. Examinadas las alegaciones por el

instructor, decidirá el archivo del expediente o propondrá a la Junta de Gobierno

la suspensión temporal o baja permanente del hermano. En este caso, la Junta de

Gobierno en la siguiente sesión que celebre, con la presencia de al menos tres

cuartas partes de sus miembros, decidirá mediante voto secreto la baja o

suspensión temporal del hermano, siendo necesaria la mayoría absoluta de votos.

Adoptada la baja o suspensión temporal de cualquier hermano, se

notificará al mismo, con expresa mención del derecho que le asiste de recurrir ante

el Cabildo General de la Hermandad y Cofradía en el plazo de un mes a partir de

la notificación.

      En el caso de que el hermano opte por recurrir ante el Cabildo General, se

incluirá este punto en el orden del día del siguiente Cabildo General que se

celebre. En el mismo, la Junta de Gobierno expondrá a los hermanos las causas

que han motivado su decisión; a continuación, el hermano afectado realizará las

alegaciones que convengan a su derecho; por último, el Cabildo General,

mediante votación secreta, confirmará o denegará la decisión de la Junta de

Gobierno.

      La Asamblea General, podrá establecer medidas sancionadoras que

quedarán recogidas en el reglamento de régimen interno.

 

TITULO IV. GOBIERNO DE LA HERMANDAD Y COFRADIA

  

Artículo 8. ASAMBLEA GENERAL.

      La Asamblea General es el órgano supremo de gobierno y está integrada por

todos los miembros mayores de edad de la Hermandad y Cofradía de acuerdo con

lo establecido en el artículo 6.

 

Artículo 9. COMPETENCIAS.

      La Asamblea General, presidida por el Hermano Mayor de la Hermandad y

Cofradía, tiene especialmente las siguientes competencias:

a) Presentar y aprobar la memoria anual de las actividades de la Hermandad

y Cofradía, así como el plan de actuaciones del próximo año.

b) Presentar y aprobar el estado de cuentas del ejercicio económico anual y

el presupuesto ordinario y extraordinario del mismo.

c) Elegir al Hermano Mayor de la Hermandad y Cofradía, quién a su vez

designará a los restantes miembros de la Junta de Gobierno. Tanto el Hermano

Mayor de la Hermandad y Cofradía como los demás miembros de la Junta de

Gobierno, deberán ser confirmados por la autoridad diocesana.

d) Acordar el cambio de sede Canoníca o domicilio de la Hermandad y

Cofradía.

e) Fijar la cantidad de la cuota ordinaria y extraordinaria que han de

satisfacer los miembros de la Hermandad y Cofradía.

f) Interpretar las disposiciones de los Estatutos de la Hermandad y

Cofradía, que será autentica con la aprobación de la autoridad diocesana.

g) Aprobar el Reglamento de Régimen Interno que la Hermandad y

Cofradía quiera darse.

h) Realizar las modificaciones de los Estatutos y acordar la extinción de la

Hermandad y Cofradía con la aprobación de la autoridad diocesana.

i) Decidir sobre cualquier otra cuestión importante referente al gobierno y

dirección de la Hermandad y Cofradía.

j) Autorizar la compra, venta, cesión, préstamo o cualquier otro tipo de

enajenación de bienes a tenor del derecho canónico y las disposiciones de la

Normativa Diocesana.

k) Las demás competencias que puedan otorgarles los Estatutos.

 

Artículo 10. CONVOCATORIAS.

 

      La Asamblea General ordinaria se celebrará cada año, preferentemente

pasada la Semana Santa, y será convocada por el Hermano Mayor, con al menos

quince días de antelación, mediante convocatoria que el Secretario dirigirá a todos

los miembros que tienen derecho a participar en la Asamblea General, a su propio

domicilio por correo ordinario o a través de un cursor. En la convocatoria constará

el día, hora, lugar de la reunión y el orden del día de la misma. Los hermanos

asistentes deberán estar al corriente de las cuotas.

      En esta Asamblea General, la Junta de Gobierno expondrá a los asistentes

la labor realizada por la Hermandad y Cofradía durante el año y sus proyectos,

teniendo presente los fines de la misma, se rendirán cuentas por el Tesorero y se

tratarán los asuntos que figuren en el orden del día. Al final serán informados los

cofrades del programa a seguir en el año próximo para su aprobación general.

Igualmente, si la Junta de Gobierno lo considera oportuno, se celebrará otra

 

      Asamblea General ordinaria antes de la cuaresma para acordar todo lo relacionado

con los cultos anuales y el desfile procesional.

      Los proyectos realizables en un largo plazo de tiempo que queden

aprobados en asamblea general, serán llevados a cabo por las futuras Juntas de

Gobierno hasta su terminación. A no ser que el Cabildo General por motivos

económicos, estime lo contrario.

 

Artículo 11. ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA.

 

      El Hermano Mayor estará obligado a convocar Cabildo General

extraordinario a petición del número de hermanos con derecho a voto establecido

en el texto de los mismos. Sin perjuicio de lo anterior, deberán cumplirse los

siguientes requisitos:

a) La solicitud de convocatoria deberá incluir la redacción exacta del

asunto, según deba figurar en el orden del día de la convocatoria.

b) La petición de convocatoria ha de ir avalada con la rúbrica y el número

del D.N.I. de un número de hermanos con plenos derechos, que no sea inferior al

quince por ciento del último censo de electores aprobado.

Para la celebración de Cabildo extraordinario promovido por hermanos de

la Hermandad y Cofradía, será preceptivo para la válida constitución del Cabildo

la asistencia personal de al menos el ochenta por ciento de los hermanos que

suscribieron la solicitud de convocatoria.

      Una vez celebrado un Cabildo extraordinario para un asunto concreto, éste

no podrá ser debatido de nuevo por esta vía en el periodo de mandato que reste al

Hermano Mayor que convocó el citado Cabildo. Salvo si la Junta de Gobierno lo

considera oportuno.

 

Artículo 12. JUNTA DE GOBIERNO.

     

       La Junta de Gobierno es el órgano ejecutivo de la Hermandad y Cofradía

está integrada por el Hermano Mayor, Vice-Hermano Mayor 1º, Vice-Hermano

Mayor2º,Secretario y Vice-Secretario, Tesorero y Vice-Tesorero, Mayordomo y

Vice-Mayordomo, Prioste primero y Prioste segundo, Diputado Mayor de

Gobierno, Vice Diputado Mayor de Gobierno y por los siguientes Diputados:

* Diputado de culto y atención espiritual de los cofrades.

* Diputado de evangelización.

* Diputado para bolsa de caridad o Acción sociales.

Otros Diputados que considere oportuno añadir el Hermano Mayor

según las necesidades de la Hermandad y Cofradía, sin que el número total de

miembros de la Junta de Gobierno exceda de veinte. Los miembros que integran

dicha Junta son elegidos por un período de cuatro años, no pudiendo ser

reelegidos en los mismos cargos más de una vez consecutiva.

Los requisitos para formar parte de la Junta de Gobierno son los siguientes:

 

a) Ser miembro con plenos derechos de la Hermandad y Cofradía de la que

servirá a la misma con la adecuada capacidad, sentido cristiano y fraternal de

entrega desinteresada.

b) No ejercer cargo de dirección en partido político, asociaciones análogas

o de autoridad política ejecutiva nacional, autonómica, provincial o local.

 

Artículo 13. COMPETENCIAS.

 

Las competencias de la Junta de Gobierno son especialmente las siguientes:

a) Ejecutar los acuerdos válidos de la Asamblea General, que no se

encarguen a una comisión o persona particular.

b) Preparar la memoria y el plan anuales de actividades de la Hermandad y

Cofradía.

c) Aprobar el estado de cuentas del ejercicio económico anual y el

presupuesto ordinario y extraordinario preparado por el Tesorero antes de

presentarlo a la Asamblea General.

d) Preparar el orden del día de la Asamblea General.

e) Admitir a los nuevos miembros de la Hermandad y Cofradía decidir la

baja de los miembros, a tenor del art. 5 y 7 de los Estatutos.

f) Otorgar poderes notariales y delegar las facultades necesarias para

legitimar actuaciones respecto de terceros, y otorgar poderes a abogados y

procuradores de los Tribunales para defender y representar a la Hermandad y

Cofradía en asuntos judiciales.

g) Hacerse cargo de los inventarios de bienes y de documentos más

relevantes de la Hermandad y Cofradía que actualizados le entregue la Junta de

Gobierno precedente.

h) Administrar los bienes de la Hermandad y Cofradía de acuerdo con lo

decidido por la Asamblea General y lo establecido en el derecho.

i) Decidir la aceptación o denegación de donaciones de acuerdo con la

línea espiritual o artística de la Hermandad y Cofradía.

 

Artículo 14. REUNIONES.

 

      La Junta de Gobierno celebrará como mínimo diez reuniones anuales;

podrá reunirse, además, siempre que sea convocada por el Hermano Mayor o lo

pida un tercio de los miembros de la misma.

      La forma de celebrar y convocar las reuniones será establecida por la misma Junta

de Gobierno.

 

Artículo 15. ELECCION DE HERMANO MAYOR.

 

      Cada cuatro años se celebrará Asamblea General de elecciones, no

pudiéndose tratar en esa Asamblea General otro tema que el señalado. Esta

 

      Asamblea General deberá convocarse al menos con un mes de antelación,

quedando constituida de acuerdo con lo que se prescribe en el artículo 36 de estos

Estatutos.

 

Artículo 16. CANDIDATO A HERMANO MAYOR.

 

      Podrán presentarse a la elección a Hermano Mayor todos los hermanos con

plenos derechos, es decir, mayores de edad civil y con cinco años de antigüedad en

la Hermandad y Cofradía siempre que reúnan los requisitos exigidos por el

Derecho Canónico. Con la candidatura deberá aportarse la siguiente

documentación:

a) Relación al menos, de los hermanos que formarían parte de la Junta de

Gobierno como Vice-Hermano Mayor, Secretario, y Tesorero, con el VºBº del

Consiliario de la Hermandad y Cofradía.

b) Declaración jurada de su situación familiar. En el supuesto de ser casado,

partida de matrimonio canónico.

c) Declaración jurada de todos los miembros de la Junta de Gobierno acerca

de su situación familiar.

d) Relación de los hermanos que avalen la candidatura con su firma y DNI.,

que habrá de ser el 5 % de los hermanos con derecho a voto.

No podrán presentarse a la elección de Hermano Mayor aquellos hermanos

a los que les haya sido concedida la distinción honorifica de Hermano Mayor

honorario u honorifico, salvo dispensa de la Autoridad Diocesana.

 

Artículo 17. PRESENTACIÓN DE CANDIDATURAS.

 

      La organización y control de las elecciones las llevará a cabo una Junta

Electoral nombrada al efecto por la Junta de Gobierno. Estará compuesta por tres

hermanos, dos miembros de la junta de Gobierno que serán preferentemente el

Vice-Hermano Mayor 1º, que la presidirá y el Secretario, y un hermano ajeno a la

junta de Gobierno saliente que ostente plenos derechos en la Hermandad y

Cofradía. Los candidatos no podrán formar parte de la Junta Electoral ni sus

parientes hasta el segundo grado tanto en línea directa como colateral. Si fuere

necesario sustituir algún miembro de la Junta Electoral, la Junta de Gobierno

designará al hermano adecuado.

      Una vez nombrada y constituida la Junta Electoral, ésta convocará las

elecciones mediante comunicación personal escrita a todos los hermanos con

derecho a voto en la que deberán especificarse con detalle los plazos que regirán la

elección, que deberán ser como mínimo los siguientes:

a) Las candidaturas habrán de presentarse por escrito a la Junta Electoral

desde los sesenta días a los treinta antes de la fecha prevista para la elección.

b) La aceptación o rechazo de las candidaturas por la Junta Electoral se hará

dentro de los tres días siguientes al cierre del plazo de presentación y a

continuación será expuesta la resolución de la Junta Electoral en el tablón de

anuncios de la sede de la Hermandad y Cofradía o del Templo donde radique la

misma, pudiendo presentarse reclamaciones en los cuatro días siguientes. En caso

de que fuera rechazada una candidatura a Hermano Mayor, la Junta Electoral lo

comunicará por escrito fundamentado al hermano candidato, escrito que se

entregará en mano al hermano dando fe el Secretario de la Junta Electoral de

dicha entrega o de la imposibilidad de hacerlo por la negativa del hermano a

recibirla; en dicho escrito se otorgará al hermano el plazo de cuatro días para

reclamar.

c) La Junta Electoral resolverá las posibles reclamaciones en los tres días

siguientes, exponiendo inmediatamente su resolución en el mismo tablón de

anuncios y comunicándolo por escrito en los mismos términos del apartado

anterior al hermano reclamante.

 

      Asimismo, la Junta Electoral comunicará a todos los hermanos que se

encuentra expuesto en el tablón de anuncios de la Hermandad y Cofradía el censo

electoral donde se incluyen todos los hermanos que el día de la elección tendrán

derecho a voto, estando al corriente de sus cuotas, con indicación de los días y

horas en que puede ser examinado por los hermanos. Los hermanos tendrán un

plazo de al menos veinte días para presentar las reclamaciones al Censo que

estimen convenientes y la Junta Electoral resolverá las reclamaciones en el plazo de

diez días, debiendo comunicar su decisión al hermano reclamante en los mismo

términos del apartado b) anterior y realizando en el Censo la oportuna

modificación si a ello hubiere lugar.

      Al mismo tiempo que a los hermanos, la Junta Electoral comunicará a la

Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías la apertura del proceso

electoral con indicación de los hermanos que componen la Junta Electoral y de

todos los plazos que rigen el proceso. Asimismo remitirá a la Delegación Diocesana

el censo electoral completo. Si con motivo de las reclamaciones se produjera

alguna modificación en el censo deberá ser comunicada inmediatamente a la

Delegación Diocesana.

      Una vez terminado el proceso de presentación de candidaturas la Junta

Electoral remitirá a la Delegación Diocesana listado de los hermanos que optan al

cargo de Hermano Mayor con indicación de todas las incidencias habidas.

Asimismo remitirá a todos los hermanos con derecho a voto la convocatoria del

Cabildo General de Elecciones, con los requisitos establecidos en los estatutos, a la

que deberá acompañarse necesariamente la relación de los hermanos que optan al

cargo de Hermano Mayor.

      Una vez proclamados los candidatos podrán solicitar su acceso al censo de

hermanos con objeto de enviarle una comunicación. La Secretaría de la

Hermandad y Cofradía facilitará al candidato el envio requerido en la forma

habitual empleada por la hermandad y Cofradía. Esta comunicación deberá ser

enviada por la propia Hermandad y Cofradía siendo abonados por el candidato los

gastos ocasionados. La Junta Electoral velará por el cumplimiento diligente de este

precepto teniendo muy en cuenta la privacidad de los datos contenidos en el censo

de hermanos, debiendo comunicar cualquier anomalía que se produzca a la

Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías.

 

      En el día, hora y lugar fijados en la convocatoria se celebrara el Cabildo

General de elecciones, quedando válidamente constituido según se establece en los

estatutos.

      El Consiliario o la persona en quien delegue, presidirá con la Junta

Electoral el Cabildo General de elecciones.

      Los candidatos podrán nombrar un representante ante la Junta Electoral

con la función de observar el desarrollo del Cabildo General, las votaciones y el

escrutinio de los votos emitidos.

      Si alguno de los candidatos así lo solicitase a la Junta Electoral, podrá

establecerse con carácter previo a la votación un turno de intervenciones de los

candidatos.

 

Artículo 18. DERECHO DE VOTO.

 

      Tendrán derecho al voto todos los hermanos con plenos derechos.

 

Artículo 19. PROCESO ELECTORAL.

 

      La votación para la elección de hermano mayor será secreta. Tendrán

derecho de voto todos los hermanos que cumplan los requisitos para ello

establecidos en los estatutos y que emitan su voto personalmente previo su

identificación por un documento oficial que no deje lugar a dudas. El escrutinio

de los votos se realizará de manera pública con la presencia del Consiliario, la

Junta Electoral y los representantes de los candidatos. Finalizado el escrutinio, el

Presidente de la Junta Electoral procederá a la comunicación oficial del resultado a

los hermanos.

      Se considerará electo el candidato que obtenga la mayoría de votos

requerida en los estatutos, siendo necesario al menos que se obtenga la mitad más

uno de los votos emitidos en primera votación, siendo suficiente la mayoría simple

de votos emitidos en segunda votación.

      En el caso de que concurra un solo candidato, quedará electo si obtiene la

mitad más uno de los votos válidos emitidos en primera votación. Si no los

obtuviera, se celebrará una segunda votación en la que quedará electo si obtiene

mayor número de votos afirmativos que de rechazo. En estas votaciones los

hermanos tendrán la posibilidad de votar al candidato, de votar en blanco o de

votar en contra.

      Si concurren a la elección más de un candidato, será electo aquel que

obtenga la mitad más uno de los votos validos emitidos en primera votación. Si

ninguno los obtuviese, se procederá a una segunda votación a la que concurrirían

solo dos candidatos, descartando, si hubo más de dos candidatos en la primera

votación, a los que menos votos hubieren obtenido. En esta segunda votación será

electo el candidato que obtenga mayor número de votos. En estas votaciones los

hermanos tendrán la opción de votar a uno de los candidatos o de votar en blanco.

      En caso de haber empate en el resultado de la votación, será Hermano

Mayor aquel que tenga una mayor antigüedad ininterrumpida en la Hermandad y

Cofradía. De haber coincidencia en la antigüedad, obtendrá el puesto de Hermano

Mayor el candidato de mayor edad.

      La Junta Electoral tendrá la posibilidad de decidir en el caso de que sea

necesaria la segunda votación, si esta se realiza sin solución de continuidad o se fija

una nueva fecha y hora para realizarla, en cuyo caso deberá transcurrir un mínimo

de siete días y un máximo de treinta, debiendo hacerse pública la convocatoria en

el mismo Cabildo General. Es responsabilidad de la Junta Electoral la mayor

difusión posible de la nueva convocatoria con inclusión de anuncios en la sede de

la Hermandad y Cofradía y en el Templo Parroquial donde la hermandad esté

radicada. Esta misma regulación se aplicará para el caso en que por cualquier

motivo la Junta Electoral decida anular una votación ya realizada.

      Será voto nulo aquel que no sea legible a los datos requeridos en la papeleta

de voto, o blanco aquel que no conste ningún nombre de los candidatos.

Una vez concluida las votaciones, la Junta Electoral levantará acta del

desarrollo del Cabildo con mención de las incidencias habidas y del resultado de la

elección, siendo firmada por todos sus miembros y por el Hermano Mayor con el

visto bueno del Consiliario. Cualquier hermano con derecho a voto podrá solicitar

se incluya en el acta la incidencia que estime necesaria y, en su caso, la intención

de impugnar el Cabildo con expresión de los motivos, debiendo rubricar con su

firma el contenido de su observación. Copia de dicha acta será remitida a la

Delegación Diocesana de Hermandades y Cofradías a los efectos oportunos

 

Artículo 20. DURACIÓN DE MANDATO.

 

      El tiempo que el Hermano Mayor ostentará su cargo será de cuatro años.

En caso de ser reelegido, no podrá ostentar su cargo por un período de más de

ocho años consecutivos

      En caso de no existir candidato alguno a la elección o no resultar ninguno

elegido, continuará provisionalmente la misma Junta de Gobierno hasta que en

nuevas elecciones que tendría lugar dentro del plazo máximo de 90 días se elija al

Hermano Mayor.

 

Artículo 21. TRANSMISIÓN DE PODERES.

 

      La elección del Hermano Mayor y la designación de los demás miembros de la

Junta de Gobierno, realizada por el mismo, surtirá efecto cuando sea confirmada

por el Obispo de la Diócesis, momento en que cesará el anterior Hermano Mayor

y su Junta de Gobierno.

      Una vez cesada la Junta de Gobierno y constituida la nueva, se levantará y

firmará por las dos partes un acta de entrega de todos los bienes y documentos

pertenecientes a la Hermandad y Cofradía. Revisada por una comisión auditoria,

que será formada por tres Hermanos con pleno derecho que no hayan formado

parte de la Junta de Gobierno saliente ni entrante.

 

Artículo 22. FUNCIONES DEL HERMANO MAYOR.

 

      El Hermano Mayor de la Hermandad y Cofradía ostenta la representación

legal de la misma y le corresponden las siguientes funciones:

a) Presidir y dirigir la Asamblea General y las reuniones de la Junta de

Gobierno.

b) Ordenar la convocatoria y señalar el orden del día de las reuniones de

aquellos órganos.

c) Dirigir las votaciones y levantar las sesiones.

d) Dirimir con su voto de calidad en caso de empate.

e) Comunicar al Obispo diocesano los miembros de la Junta de Gobierno

para su confirmación, así como el estado anual de cuentas a tenor del artículo 38

c), el cambio de domicilio social, las modificaciones de los Estatutos y la extinción

de la Hermandad y Cofradía a los efectos pertinentes.

f) Designar a los miembros de la Junta de Gobierno y en su caso a los que

tuvieran que cubrir las vacantes.

g) Velar por el cumplimiento de los Estatutos.

h) Promover y fomentar los fines y actividades propias de la Hermandad y

Cofradía a tenor de los Estatutos.

 

Artículo 23. CESE DEL HERMANO MAYOR.

 

      El Hermano Mayor cesará por una de estas causas:

a) Por cumplimiento del plazo para el que fue elegido.

b) Por imposibilidad física o moral permanente en el desempeño de su

cargo.

c) Por renuncia aceptada por la Junta de Gobierno.

d) En cualquier momento cuando la mayoría de la Junta de Gobierno por

algún motivo grave lo crea necesario, pudiendo el cesado interponer recurso ante

la Asamblea General que decidirá sobre el caso después de oír al afectado.

e) Por dimisión de toda su Junta de Gobierno en pleno.

 

Artículo 24. VICE-HERMANO MAYOR.

 

      El Vice-Hermano Mayor 1º (para asuntos de secretaría y tesorería), sustituirá

al Hermano Mayor en todas sus funciones cuando éste no pueda actuar. En caso

del cese del Hermano Mayor por motivos distintos de la expiración del mandato se

hará cargo de este servicio y deberá convocar elecciones dentro del plazo máximo

de noventa días.

      El Vice-Hermano Mayor 2º (mayordomía, priostia, diputación de gobierno,

diputación de cultos, evangelización y diputación de acción social)

 

Artículo 25. SECRETARIO.

 

      El Secretario de la Hermandad y Cofradía que lo será también de la Junta

de Gobierno, tiene las siguientes funciones:

a) Cursar por orden del Hermano Mayor las convocatorias de la Asamblea

General y Junta de Gobierno.

b) Levantar acta de las reuniones de los órganos de gobierno de la

Hermandad en donde figuren los temas tratados y los acuerdos tomados.

c) Procurar que los encargados de llevar a término los acuerdos tomados lo

cumplimenten.

d) Llevar el registro de altas y bajas de los miembros de la Hermandad y

Cofradía.

e) Certificar documentos de la Hermandad y Cofradía con el visto bueno

del Hermano Mayor.

f) Cuidar del archivo y tener actualizado un inventario con los documentos

más relevantes de la Hermandad y Cofradía de los que debe existir en la Parroquia

de San Vicente Ferrer copia autenticada para el caso de extravío u otra emergencia.

g) Redactar la memoria que debe ser presentada anualmente a la Asamblea

General.

h) Llevar al día la correspondencia oficial, comunicaciones, cartas y todos

cuantos documentos ordene la Junta de Gobierno.

i) Censar que no se apruebe en Junta de Gobierno, nada que vaya en

contra de los Estatutos de la Hermandad y Cofradía.

 

Artículo 26. EL VICE-SECRETARIO.

 

       El Vice-Secretario sustituirá al Secretario en todas sus funciones cuando éste

no pueda actuar.

 

Artículo 27. TESORERO.

 

       El Tesorero de la Hermandad y Cofradía tiene las siguientes funciones:

a) Llevar los libros de cuentas, donde se refleje fielmente la situación

económica y patrimonial de la Hermandad y Cofradía. Costarán como mínimo de

un Libro de Caja y de otros auxiliares en los que las partidas figurarán

denominadas de la misma forma que el presupuesto.

b) Preparar el estado de cuentas del ejercicio económico y el presupuesto

ordinario y extraordinario anuales de la Hermandad y Cofradía.

c) Recabar de los miembros de la Hermandad y Cofradía las cuotas fijadas

según los Estatutos.

d) Cuidar del inventario de bienes de la Hermandad y Cofradía que deberá

tener actualizados y colaborando para ello con el Mayordomo.

e) Durante el mes siguiente al de rendición de cuentas, tener a disposición

de los cofrades que lo deseen los justificantes de las entradas y salidas del ejercicio

económico.

 

Artículo 28. VICE-TESORERO.

 

      El Vice-Tesorero sustituirá al Tesorero en todas sus funciones cuando éste

no pueda actuar.

 

Artículo 29. MAYORDOMO.

 

      Las funciones del Mayordomo son:

a) Llevar la administración, custodia y conservación de toda clase de bienes

de la Hermandad y Cofradía, con la mayor solicitud y esmero, no pudiendo

donarlos, cederlos, venderlos ni prestarlos sin la previa autorización de la Junta de

Gobierno.

b) Formar parte de todas las comisiones que se designen para la adquisición

o enajenación de dichos bienes.

c) Confeccionar, en colaboración con los Tesoreros, el proyecto del

presupuesto general para el ejercicio económico de cada año, ajustándose en

cuanto a la administración de los bienes, a atender las obligaciones de carácter

ordinario de la Hermandad y Cofradía, precisando del acuerdo de la Junta de

Gobierno para hacer frente a aquellos otros que sean de carácter extraordinario,

tales como reformas, adquisiciones no normales, etc.

d) Solicitar proyectos y presupuestos de cuantos servicios y reformas se

acuerden por la Junta de Gobierno. Así mismo intervendrá en concretar aquellos

contratos que hayan sido previamente aprobados por la Junta de Gobierno, si bien

para formalización, se necesita la intervención del Hermano Mayor, como máximo

representante de la Hermandad y Cofradía.

e) Llevar un libro de inventario en el que consten preferentemente todos los

objetos propiedad de la Hermandad y Cofradía y el resto del patrimonio, en el que

habrán de anotarse anualmente las altas y bajas justificadas.

f) Encargarse del mantenimiento y conservación de todas las instalaciones y

locales que la Hermandad y Cofradía tenga o pueda tener para el esparcimiento,

solar y recreo de sus hermanos.

g) Colaborar con el Vocal de Cultos y Atención Espiritual, y con los

Priostes en los montajes de cultos, Estación de Penitencia, Vía Crucis y Rosario de

la Aurora, así como otros actos que organice la corporación, facilitándoles los

materiales necesarios que, durante la celebración de dichos actos, quedarán bajo la

custodia de éstos.

h) Una vez constituida la nueva Junta de Gobierno, sin dilación alguna,

recibirá del Mayordomo saliente y en presencia del Hermano Mayor y el Secretario

de la Junta de Gobierno saliente , juntamente con los que hayan resultado elegidos

para estos mismos cargos, todas las alhajas, ropas y demás efectos de la Hermandad

y Cofradía y o sus títulos respectivos, que quedarán bajo su custodia y

responsabilidad. Dicha entrega se hará mediante acta de cesión por duplicado,

quedando un ejemplar en su poder y entregándose otro al Secretario para su

custodia en el archivo de la Hermandad y Cofradía, debiendo estar ambos

firmados por todos los asistentes al acto.

i) Cualquier otra función que se derive de los presentes Estatutos.

 

Artículo 30. VICE-MAYORDOMO.

 

      El Vice-Mayordomo sustituirá al Mayordomo en todas sus funciones

cuando este no pueda actuar y ayudará al Mayordomo en todas sus funciones.

 

Artículo 31. PRIOSTES.

 

      Las funciones de los Priostes son:

a) Velar con especialísimo celo del adecuado cuidado de las Imágenes de los

Venerados Titulares.

b) Cuidar los enseres, objetos de culto y en general, cuantos bienes tenga la

Hermandad y Cofradía o pueda tener en lo sucesivo, conservándolos debidamente,

previniendo su limpieza y dando cuenta en aquellos casos de los que precisen ser

reparados y sustituidos.

c) Procurar que los altares de la Hermandad y Cofradía estén limpios y con

el debido ornato y decoro de cera y flores, recabando la colaboración que para ello

precisen.

d) Tendrán a su cargo el montaje y desmontaje de los altares de culto que la

Hermandad y Cofradía organice así como de los pasos procesionales, cuidando de

la seguridad de las Imágenes en los traslados, para cumplir lo que se haya

convenido en el Cabildo General y Juntas de Gobierno en su caso, así como velar

del acondicionamiento de los atributos e insignias previo a la salida procesional y

todo lo concerniente a los elementos a utilizar por los componentes del cortejo

penitencial, para todo lo cual podrán solicitar la colaboración del resto de personal

idóneo en los trabajos auxiliares.

e) Llevar todo lo concerniente a las vestimentas de las Imágenes, en las

cuales tendrán la colaboración de las camareras.

f) Cualquier otra actuación relacionada con el cometido específico que se

deriva de su cargo. Para los efectos convenientes, mantendrán estrecha

colaboración con el Mayordomo, Vocal de Cultos y Atención Espiritual, y con el

Vocal de Evangelización.

g) Estará encargado del montaje del Altar de Insignias de Estación

Penitencial.

 

      El Prioste segundo auxiliará al primero en el desempeño de sus funciones,

sustituyéndole de inmediato, a todos los efectos, en caso de ausencia, enfermedad

o vacante

 

Artículo 32. DIPUTADO MAYOR DE GOBIERNO.

 

      El Diputado Mayor de Gobierno es el máximo responsable de la

organización y desarrollo de la Hermandad y Cofradía, llevando la inspección y

responsabilidad de la misma y de todos los actos públicos que la Hermandad y

Cofradía celebre como Vía Crucis, Rosario de la Aurora, Corpus, Procesión

Eucarística de enfermos impedidos, traslados, etc.

Entre sus funciones se señalan:

a) Elaborar el protocolo general de la Estación de Penitencia.

b) El orden y compostura de la Hermandad y Cofradía, el exacto

cumplimiento del horario establecido y la resolución de las incidencias que

puedan sobrevenir durante la Estación de Penitencia serán responsabilidad suya.

c) Confeccionar, distribuir y recaudar el importe de las papeletas de sitio

para la Estación de Penitencia, así como el reparto y entrega de las túnicas de la

Hermandad y Cofradía, asistido en todo ello por el Secretario y Tesorero primero

o quienes les sustituyan.

d) Designar, previa consulta preceptiva a la Junta de Gobierno y respetando

las normas establecidas en estos Estatutos, los atributos e insignias que se

requieran para la organización de la Hermandad y Cofradía, como también asignar

a cada cofrade su puesto en la Estación de Penitencia respetando el derecho de

antigüedad, salvo aquellos que vienen expresamente indicados en estos Estatutos.

Para ello dará una relación a la Junta de Gobierno de los Hermanos que ocuparán

los distintos puestos en la Estación de Penitencia.

e) Nombrar los Diputados de Tramo, Fiscales de paso, Diputado de Cruz de

Guía, y a cuantos enlaces o cargos estime necesarios, los cuales estarán a sus

órdenes y con quienes se reunirá previamente a la salida para tomar los acuerdos y

normas que procediese, vigilándolos en la procesión para el exacto cumplimiento

de las normas establecidas por la Hermandad y Cofradía, garantizando siempre la

dignidad y los fines de la Estación de Penitencia, conforme a lo establecido en

estos Estatutos.

f) Indicar a cada miembro de la Junta de Gobierno el lugar que debe ocupar

en los actos de culto, procesiones y demás que se celebre, conforme al orden de

prelación establecido.

g) Formar parte de todas las comisiones que se designen para el estudio de

los asuntos relacionados con todos los actos públicos que la Hermandad y

Cofradía celebre y muy especialmente con la Estación de Penitencia.

h) Podrá proponer a la Junta de Gobierno la realización de Cabildo de

Estación de Penitencia si lo creyese oportuno o aconsejable indicando fecha y

hora.

i) Los capataces de paso, deberán entregar por escrito su renuncia al cargo

antes de cada Estación de Penitencia, poniendo fecha del día después de la misma,

entregándola al Diputado Mayor de Gobierno. La Junta decidirá después de la

Estación de Penitencia si es aceptada o no.

 

Artículo 33. DIPUTADOS

 

      La Junta de Gobierno de la Hermandad y Cofradía estará integrada por los

siguientes diputados:

a) Diputado de Culto y atención espiritual de los Cofrades que se

responsabilizará de los fines señalados en el artículo 4, apartado 1 y 3.

b) Diputado de evangelización, que se responsabilizará de los fines

señalados en el artículo 4, apartado 2.

c) Diputado para actividades caritativas y sociales, que se responsabilizará

de los fines señalados en el artículo 4, apartado 4.

d) Otros Diputados que, según las necesidades de la Hermandad y

Cofradía y que el Hermano Mayor considere oportuno añadir.

 

Artículo 34. DAMAS CAMARERAS.

 

      Las Camareras de la Virgen, realizarán entre otros los siguientes servicios:

a) Cuidar y conservar los vestidos de la Virgen así como los manteles

litúrgicos del altar de los Titulares.

b) Preocuparse con los medios a su alcance del aseo y limpieza de la Capilla

de los Santos Titulares.

c) Responsabilizarse de la confección de las túnicas necesarias para el desfile

procesional y cuidar de la buena presentación de las mismas.

d) Preparar y adornar el trono de los Santos Titulares en los actos de culto

anuales, de acuerdo con el Párroco o Rector de la Iglesia y con el Vocal de cultos.

e) Presidir la mesa de la colecta en los días designados para ello.

f) Las Damas camareras serán nombradas por la Junta de Gobierno.

g) Los nombramientos honoríficos debe aprobarse por la Autoridad

Diocesana.

 

Artículo 35. CONSILIARIO.

 

      El Consiliario de la Hermandad y Cofradía será el Párroco de la Parroquia

de San Vicente Ferrer a no ser que el Obispo o Párroco determine otra cosa.

Podrá ser removido por el Obispo Diocesano a tenor de lo establecido en el

derecho canónico vigente.

      El Consiliario asistirá a las Asamblea General y a las reuniones de la Junta

de Gobierno, con voz pero sin voto para lo que deberá ser citado previamente.

Tendrá derecho de veto en las cuestiones que se refieren a la fe y buenas

costumbres.

      Las funciones del Consiliario son fundamentalmente la animación

espiritual de los miembros de la Hermandad y Cofradía, contribuir a que ésta

mantenga siempre su naturaleza y finalidades eclesiales y fomentar la participación

de la misma en los planes pastorales diocesanos de acuerdo con los objetivos de la

Hermandad. Asimismo, desarrollará siempre su misión en conformidad con las

orientaciones pastorales parroquiales o interparroquiales.

 

TITULO V. REUNIONES Y ACUERDOS DE LA HERMANDAD Y

COFRADIA.

 

Artículo 36. REUNIONES

 

      La Asamblea General o la Junta de Gobierno quedarán constituidas, en

primera convocatoria, con la presencia de la mayoría absoluta de los convocados y

en segunda convocatoria, si fuera necesaria, con los asistentes.

 

Artículo 37. ACUERDOS

 

      Para tomar acuerdos en la Asamblea General o en la Junta de Gobierno se

requerirá la mayoría absoluta de votos válidos de los presentes en el primer

escrutinio, y será suficiente la mayoría relativa en el siguiente escrutinio.

No obstante, para la modificación de los Estatutos y para la extinción de la

Hermandad y Cofradía la Asamblea General deberá tomar el acuerdo en un único

escrutinio y con la mayoría de los dos tercios de votos válidos de los presentes.

El voto será secreto cuando se trate de elecciones, de asuntos que afecten a

personas, de la extinción de la Hermandad o modificación de los Estatutos,

cuando lo solicite alguno de los hermanos con plenos derechos asistentes y en

aquellos casos que por su importancia así lo estime la Asamblea General o la Junta

de Gobierno. En otros supuestos, podrá ser público.

 

TITULO VI. FACULTADES DE LA AUTORIDAD ECLESIASTICA

 

Artículo 38. FACULTADES DEL SR. OBISPO DIOCESANO.

 

      Corresponde al Obispo diocesano las siguientes facultades:

a) El derecho de visita y el de inspección de todas las actividades de la

Hermandad.

b) El nombramiento de Consiliario de la Hermandad y Cofradía la facultad

de removerlo a tenor de lo establecido en el derecho canónico vigente.

c) La aprobación definitiva de las cuentas anuales de la Hermandad y

Cofradía en las que debe quedar exactamente reflejado el empleo de las ofrendas y

limosnas recibidas.

d) La confirmación en su cargo del Hermano Mayor así como la de los

demás miembros de la Junta de Gobierno.

e) La aprobación de las modificaciones de los Estatutos y su interpretación

auténtica.

f) La disolución de la Hermandad y Cofradía de acuerdo con el derecho.

g) Conceder la licencia necesaria para la enajenación de los bienes de la

Hermandad de acuerdo con las normas del derecho canónico vigente.

h) Las otras facultades que el derecho canónico vigente le atribuya.

 

TITULO VII. ADMINISTRACION DE LOS BIENES.

 

Artículo 39. ADMINISTRACION DE LOS BIENES.

 

      La Hermandad y Cofradía, con personalidad jurídica pública, puede

adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales para alcanzar sus fines;

en consecuencia, sus bienes tienen la consideración de eclesiásticos y deberán ser

administrados bajo la suprema dirección de la Autoridad Diocesana, a quien

corresponde vigilar diligentemente dicha administración.

      En todo lo referente a actos de administración, tanto ordinaria como

extraordinaria, la Hermandad y Cofradía está sujeta a las prescripciones del canon

1281 y, en consecuencia, a las determinaciones que respecto de los actos de

administración extraordinaria establezca en cada momento el Obispo Diocesano

para las personas jurídicas que le están sometidas.

      En virtud de lo dispuesto en el artículo anterior, corresponde a la Junta de

Gobierno aceptar o denegar la recepción de los bienes temporales mediante

donación, herencia, legado o cualquier derecho sobre bienes que por cualquier

otro título legitimo con carácter gratuito le sobrevenga.

      Por lo que respecta a la adquisición, enajenación o gravamen de cualquier

tipo de bienes inmuebles, cualquiera que sea su importe, y de bienes muebles,

siempre que su precio supere los 30.000 €, la competencia corresponderá a la

Asamblea o Cabildo General de hermanos, aún en el supuesto de que el pago esté

diferido en diferentes ejercicios económicos. Una vez aprobado por la Asamblea o

Cabildo General, deberá comunicarse a la autoridad diocesana para su expresa

autorización.

 

TITULO VIII. MODIFICACION DE LOS ESTATUTOS Y DISOLUCION DE

LA HERMANDAD Y COFRADIA.

 

Artículo 40. MODIFICACION DE LOS ESTATUTOS.

 

      La modificación de los Estatutos deberá ser decidida por la Asamblea

General de acuerdo con el artículo 37. Las modificaciones, una vez realizadas por

la Hermandad y Cofradía, precisan para entrar en vigor de la aprobación del

Obispo diocesano.

 

Artículo 41. EXTINCION Y DISOLUCION.

 

      La Hermandad y Cofradía podrá extinguirse por decisión de la Asamblea

General extraordinaria de acuerdo con el artículo 37. Asimismo, por causas graves,

podrá ser suprimida la Hermandad y Cofradía por decisión del Obispo diocesano,

después de oír a su Hermano Mayor y a los demás miembros de la Junta de

Gobierno.

 

Artículo 42. DESTINO DE LOS BIENES.

 

      En caso de extinción o disolución de la Hermandad y Cofradía los bienes

de la misma serán entregados s instituciones eclesiales de acuerdo con el Obispo

de la Diócesis.

Córdoba a 09 de Marzo de 2.013

EL HERMANO MAYOR EL SECRETARIO

Fdo. D. Francisco Pérez Jodar Fdo. Manuel González Medina

Vº Bº EL CONSILIARIO

Rvdo. D. Pablo Jesús Garzón García

XXIV

 

Hermandad y Cofradía Sagrada Presentación al Pueblo Parroquia San Vicente Ferrer. Córdoba
Templates Joomla 1.7 by Wordpress themes free